null: nullpx

La historia de la extraña maldición del rodaje de Poltergeist

La película cumple 40 años este 2022 y te contamos todos los sucesos extraños que le procedieron
Publicado 2 Jun 2022 – 04:50 PM EDTActualizado 2 Jun 2022 – 04:50 PM EDT
Comparte
Default image alt

Poltergeist (1982) se estrenó hace casi 40 años y trascendió a la posteridad como una de las joyas del cine de terror no solo por su trama, sino por la extraña maldición que parece perseguirla incluso años después de su estreno. Aquí te contamos la historia.

Para empezar, la historia de Poltergeist nos centra en una familia que se muda y empieza a vivir cosas extrañas en el nuevo hogar, pero lo que muchos no saben es que está basada en una historia real de una zona de urbanización en Denver, Colorado, donde se buscaba recrear Central Park en una zona donde había un cementerio, pero pronto se descubrió este asunto, y en vez de reubicarlo, sólo quitaron las lápidas. Ups, mal comienzo.

Todo comenzó a ponerse tétrico cuando se filmó una escena en donde el personaje de JoBeth Williams cae en una alberca y aparecen esqueletos flotando. Filmar esto generó polémica, pues además de ser peligroso porque la actriz podía electrocutarse, ella se enteró años después de que los cadáveres humanos eran reales, pues utilizarlos salía más barato.

Además, el joven actor Oliver Robins estuvo a punto de perder la vida, pues había una escena en donde un aterrador payaso lo intentaba estrangular con sus enormes brazos, pero por accidente, estos empezaron a restringir el paso del aire del actor; y cuando intentó avisar al staff, todos pensaban que se trataba de una secuencia de la cinta y no hicieron caso. Por suerte, antes de que se desmayara se dieron cuenta y lo salvaron.

Justo después del estreno de la cinta la gente comenzó a especular sobre una maldición inherente a la producción, pues solo cuatro meses después del lanzamiento, Dominique Dunne, de 22 años, murió al ser estrangulada por su exnovio.

Más tarde, se estrenarían Poltergeist II: El Lado Oscuro (1986) y Poltergeist III (1988), y lamentablemente, las desgracias no terminan ahí, pues Julian Beck, de la segunda parte, murió a causa de un cáncer en el estómago.

Y es que desde el rodaje de esta segunda entrega, miembros del staff y actores se quejaban de que sentían presencias en el set, así que William Sampson, uno de los actores que decía ser chamán en la vida real, hizo un ritual para limpiar las vibras… solo que al poco tiempo murió debido a complicaciones tras su operación del corazón.

Sin embargo, la tragedia más recordada fue la muerte de la pequeña Heather O'Rourke cuando tenía solamente 12 años debido a una obstrucción intestinal justo cuando estaban filmando la tercera parte.

Los más escépticos dudarán de la maldición, pero sin duda, las tragedias y sucesos que ocurrieron durante y después de la filmación de la saga nos dejan la piel chinita.


Comparte